viernes, 23 de mayo de 2008

HISTORIAS DE PARTO. Paulina Creando Vida

Con la emoción intensa de abrirse a la profundidad del principio de la vida, y al reconocernos como Diosas creadoras de vida en medio del sostén de la Madre Tierra, es que presento esta nueva sección llamada “HISTORIAS DE PARTO, Mujeres Creando Vida”. Para inaugurarla, llena de felicidad y gratitud les comparto la maravillosa experiencia de una queridísima y sensible amiga: Paulina, artista de corazón y tejedora Hilandera de los círculos femeninos de la Quinta Región y sus vivencias en el nacimiento de la pequeña y bendita Oliva recién llegada a este mundo.

*******************************

Mahi hermosa!!!!

Olivia ha llegado preciosa y sanita a este planeta de luz!!!

Estamos felices... estoy feliz....

El Corazón se me duplicó y el inmenso Amor que siento por la Maguita Martina es ahora hermano del Amor inmenso que siento por la pequeña Maguita Olivia.... no sabía cómo sería esto del Amor de Madre para dos hijas... y ahora puedo comprender que simplemente se duplica.... y sólo puedo decir que tengo dos veces más Amor para entregar.....

Tuvimos un maravilloso Parto Natural en el hospital público G. Fricke.... a las 4.35 de la madrugada... una bella mujer estaba de turno esa noche como matrona y respetando mi decisión de no querer oxitocina ni anestesia, fue poco a poco asistiéndome en este hermoso proceso de manera muy amorosa, dejando a Cristián, mi compañero de vida, estar todo el tiempo a mi lado, hasta el momento del parto en el que sobre la cama (no en camilla de parto) pude ver en medio de mi cuarto y último pujo la cabecita de Olivia como llegaba a este mundo... luego su cuerpito completo que posó sobre mi pecho desnudo aún con su cordón umbilical unido a la placenta que se encontraba dentro mío.... bella diosa Olivia buscando el pezón de la leche materna que aún no bajaba... las lágrimas mezcladas con el sudor del trabajo de parto, abrazarla y besarla en ese momento, sentir las manos de Cristián abrazándome y haberme encontrado con aquella hermosa mujer esa noche fueron un maravilloso regalo de la Madre Divina y la Vida....

Te cuento que durante estos días posteriores al nacimiento de Olivia he podido percatarme del miedo que se le tiene en general al parto natural, un miedo que es infinitamente mayor a lo que podría denominarse como dolor en el parto sin anestesia... es como si en algún momento de la historia se hubiese hecho correr la voz de que el parto natural era muy doloroso y que era imposible pensar tener un hijo sin la debida anestesia... "Uau!... que valiente que eres!..." "cómo te atreviste!!??"… "te pasaste!... qué dolor!!"... Si supieran que eso que llaman dolor no es tal, que las contracciones naturales son absolutamente soportables, sin comparación a las dolorosas contracciones que se sienten con oxitocina (con el parto de la Martina me indujeron con oxctocina por ser un parto seco) y que sólo son los últimos 10 minutos como máximo los que uno siente con enorme intensidad. Cuando es el bebé quien naturalmente puja para salir al mundo, lo que cuando sucede el dolor simplemente desaparece y se transforma en un inmenso Amor, en Agradecimiento, en Felicidad... no hay dolor... nunca hay dolor!

Es tan maravillosa la experiencia que me dan ganas de que todas las mujeres que esperan un hijo pudiesen vivirla... porque sintiendo el parto se puede sentir la Magia de la Vida, sintiendo cada momento del parto y pariendo en conjunto con el bebé de manera consiente una comprende en la piel y en el alma lo que verdaderamente significa estar Dando Vida.

Es cierto que la cesárea en ocasiones es necesaria, luego de un trabajo de parto intenso que no esté dando frutos, por el bien del bebé y de la mamá. Sin embargo desde mi experiencia le diría a las mujeres que ojala nunca tomen la opción de anestesia o de la cesárea a no ser que sea absolutamente necesaria. Además, la recuperación después de un parto natural es casi instantánea! :-)

bueno querida Mahi

te agradezco la posibilidad de poder entregar a través de tu bello blog la experiencia de mi parto, que si bien fue en un hospital público... pudo ser natural y hermoso....

te abrazo fuerte fuerte

te quiero mucho

Paulina... con Olivia en brazos y Martina de la mano....

jueves, 1 de mayo de 2008

LA MUJER DEL QUINTO MUNDO

La Mujer del Quinto Mundo (extracto)

por Mabel Flores (*)

El hombre moderno, en su ilusión intelectual y separatista, ha categorizado el mundo y hasta lo ha numerado. Ha dividido la tierra en mundos, así se habla del primer mundo, el segundo mundo, el tercer mundo. Al mundo indígena se le suele llamar el cuarto mundo. Entonces ahora los indígenas de todos los colores de piel queremos recordar la aparición de un quinto mundo, como síntesis de todos los anteriores pero, sobre todo, como síntesis de las cuatro razas anteriores que ya están dando a luz al hombre y a la mujer del quinto mundo.

Cuando hablamos de la "mujer del quinto mundo" nos referimos a esta mujer que nace como síntesis de las cuatro razas, de los cuatro mundos. Esta mujer que trae como misión a la Tierra, el despertar, la espiritualidad, el recordar la belleza, el revalorizar la intuición, la creatividad y los valores de la transformación. Debe ayudar a su compañero a despertar, ya que el hombre necesita esta fuerza que la mujer le brinda.

La mujer del quinto mundo es protagonista anónima o no de este nuevo planeta que está naciendo, de este nuevo ser que está naciendo dentro de todos nosotros, y de la felicidad, que debe estar en cada una de nuestras células para favorecer la evolución.

No hemos venido al planeta para resolver qué profesión vamos a tener, o cómo ganamos más dinero. Esos son elementos necesarios, pero no suficientes para comprender el objeto de nuestra existencia. Como seres concretos que somos, precisamos de la materia alimentada, vestida, protegida, en un lugar digno y sano donde habitar.

Pero satisfechas esas necesidades, es imprescindible comprender nuestra esencia divina. Y esto se da a todo nivel: quien comprende la trama sagrada será mejor gobernante, será mejor economista, será mejor agricultor, mejor padre y mejor madre. Irá desarrollando el potencial y siendo aquello para lo cual hemos venido, es decir, verdaderos seres humanos.

EL CICLO DE LOS ANDES.

Los Himalayas, con su energía masculina, rigieron el ciclo anterior. Mientras los Himalayas entran en un ciclo de sueño, van entregando el conocimiento a los Andes, cuya energía femenina regirá el nuevo ciclo. Todo lo que rigió el ciclo anterior es entregado a los Andes que, transformándolo, lo vuelven a poner vigente desde la otra polaridad.

Con la espiritualidad regida por la energía femenina de los Andes, se favorece la comprensión sin intermediarios: que cada uno sea su propia sacerdotisa o sacerdote para comunicarse con el Gran Espíritu.

Este fenómeno era conocido para los indígenas de sabiduría, así como para todas las espiritualidades naturales -como la oriental- que en sus profecías se refirieron a estos tiempos de cambio.

El nuevo ciclo se manifiesta en hechos externos e internos. Si estamos atentos a nosotros mismos observaremos cómo estamos más serenos en la acción, cómo la intuición comienza a despertar y la creatividad necesita manifestarse. Es importante navegar a favor de esta fluidez energética, pues en realidad todos nos estamos transformando.

(*) La autora es educadora del Movimiento Pachamama Universal.

Artículo completo en: SABER ANDINO. No. 45