domingo, 30 de noviembre de 2008

HISTORIA DE PARTO:Alfonsina Creando Vida

Acabo de estar en un círculo hermoso junto a la Alfo, hermana hilandera de los círculos femeninos de la quinta región y verla con su pequeño Juan Sebastián, convertido en todo un exquisito, robusto y risueño bebe de ojos luminosos, hoy ya con 6 meses de feliz vida. Aquí les comparto la que fue su historia de parto:

***********************

Una vez mas intento escribir en pocas líneas lo que fue la historia de mi parto, aquello que ahora mas que historia se ha convertido en el sutil flujo de maternidad que me envuelve… ahora cada momento vivido hasta éste es emoción, sentimiento e instinto que difícilmente pueda describir con palabras y que revivo al ver los ojos de mi amado hijo mientras me maravillo por el milagro de su existencia, tomando conciencia en estos, sus primeros días junto a mi, de lo gran-diosas que somos la mujeres y de lo afortunadas en poder expresar la naturaleza con toda su potencia y latidos en nuestros cuerpos…

El día que nació Juan Sebastián nuestro primer hijo… junto con el cambio de clima y de luna cambiamos nosotros para siempre… planificamos y nos preparamos para un parto natural, reuniendo un equipo de trabajo maravilloso que nos ayudaría en ese momento, no solo profesionales sino amigos envueltos en la causa de un nacimiento humanizado, e involucrados con nuestra causa personal de llevar a cabo el mejor nacimiento para nuestro hijo… la clínica en la que acordamos tenerlo nos abrió las puertas para tenerlo en una hermosa habitación con una cama especial para tal fin…

Anuncio que venia en la madrugada del día anterior a su nacimiento y estuvimos 12 horas esperándolo antes de partir a la clínica… en paz, caminado y meditando juntos con mi pareja… una vez allí nuestro trabajo siguió envueltos en un profundo respeto y armonía de quienes nos acompañaban. Las horas pasaban y mi esfuerzo por permitir el paso de mi hijo se veía reflejado lentamente en mis dilataciones… pero sabia que para las primerizas era así, asi que siempre me mantuve confiada y tranquila, pero ya luego de mas de 20 horas de contracciones mis fuerzas decrecieron y la dilatación de mi útero quedo estancada, la fuerza de puje no llego…

Debido al cansancio y para acelerar el proceso me rompieron las membranas lo que produjo que las contracciones sean dolorosas, pero no hubo ningún cambio.. tiempo mas tarde como alternativa final se me coloco ocitocina y allí el dolor me nublo y mi hijo comenzó a mermar los latidos de su corazón, y tampoco dilate mas… finalmente tuvieron que practicarme la cesárea…

Con cierta tristeza asumí la noticia que era ya evidente para mi, pero en pocos minutos toda la tranquila espera se convirtió en una locura de luces y anestesias… mi cuerpo se me fue.. pese a eso se dio en un ambiente en que mi amor pudo acompañarme y sostenerme y luego traer a mi hijo a mi para que juntos le diéramos la bienvenida…

Luego vino el despego para "recuperarme" caí en un abismo en esos minutos lejos de mi hijo… vacía y temblorosa… fue el momento mas difícil y eterno, pero Gloria la matrona me rescato tempranamente para llevarme a la habitación donde mi Juan Sebastián llego con su boquita abierta descansando en mis brazos y unido a mi pecho volví a vivir tomada de la mano de mi amor…

Nunca me prepare para lo que vino(la posibilidad d euna cersárea), sin embargo en todo el proceso me sentí fuerte y llena, tengo nostalgias de lo que soñé que seria… un parto por el canal de la Diosa del que fui dotada para mi hijo, sin embargo estamos vivos y con humildad reconozco mis carencias… a pesar que la humana tristeza a veces me invade, Sebastián sabe que persistimos hasta el final con humor y fortaleza… que aquellos que nos acompañaron en este viaje nos respetaron y comprendieron en todas las condiciones…

Estoy agradecida y feliz de sentirme mama, cada día aventurándome en la experiencia con mayor profundidad mientras junto a Rodrigo aprendemos a dar los primeros pasos en esta dimensión nueva a la que atravesamos el día en que nació.

Alfonsina

14 comentarios:

Beatriz Nantes dijo...

Olá, seu blog foi contemplado e faz parte da lista Santíssimas.org, unidas pelo Sagrado Feminino. Visite-nos: www.santissimas.cjb.net

Atenciosamente, Beatriz Nathus Dea

Awimañ dijo...

In lak´ech hermana Alfo,

Aqui te escribe y saluda Paloma, hermana de Circulo desde Perú. Lei tu entrada y me quedo con una dudita por ahi.. hablas de la cersárea que finalmente trajo al mundo a tu angel y mencionas que reconoces tus carencias con humildad..quisiera saber cómo así relacionas la cesárea con carencias..cuentame un poco tu percepción de esto, quisiera comprender mejor, hermanita linda...escribeme al cazipchuen@hotmail.com

besos
Paloma Awimañ
www.circulodemujeres-peru.blogspot.com

María dijo...

Hola, de este sincero mensaje que acabo de leer (y confieso que mis hijos nacieron por cesárea) me atrevo a externar algo que me hace muchísimo ruido en la cabeza desde el nacimiento de mi primer hijo:
Si todas las hembras de la naturaleza que no pertenecen a la especie humana pueden traer a sus hijos a la vida de manera natural, porqué tantas de nosotras, las hembras humanas, no? Y de ahí me viene otra pregunta: Cómo les voy a enseñar a mis descendientas a traer a sus hijos a la vida si yo misma no pude? Es más, ni siquiera tuve trabajo de parto! Se me hace increiblemente injusto.

Anónimo dijo...

Guau que historia felicidades que fuerza interior... yo espero con ansias ser mama la espera es un poco dura pero bueno todo llegara solo llevo 3 meses intentandolo.Se que no estare plena del todo hasta que pueda crear algo dentro de mi un fruto del amor,mi marido es mi mejor apoyo.-Mallorca-Islas Baleares.

Anónimo dijo...

Hola
Alfonsina estoy maravillada con tu articulo porque pienso que eres muy valiente al compartirlo, y que el hecho de ahcerlo te ayuda y tenlo por seguro nos ayuda a muchas, la historia del nacimiento de mi hijo es casi exactamente igual a la tuya! Mi Ernesto va a cumplir 4 años! y para mi fue un preoceso tedioso pero lindo el enfrentarme a que el parto no resultara como yo esperaba, y entiendo cuando la cicatriz de una cesarea puede ir un poquito + allá de la piel, pero también se que se puede sanar Gracias y Felicidades!

Anónimo dijo...

Hola
Alfonsina estoy maravillada con tu articulo porque pienso que eres muy valiente al compartirlo, y que el hecho de ahcerlo te ayuda y tenlo por seguro nos ayuda a muchas, la historia del nacimiento de mi hijo es casi exactamente igual a la tuya! Mi Ernesto va a cumplir 4 años! y para mi fue un preoceso tedioso pero lindo el enfrentarme a que el parto no resultara como yo esperaba, y entiendo cuando la cicatriz de una cesarea puede ir un poquito + allá de la piel, pero también se que se puede sanar Gracias y Felicidades!

Anónimo dijo...

Hola
Alfonsina estoy maravillada con tu articulo porque pienso que eres muy valiente al compartirlo, y que el hecho de ahcerlo te ayuda y tenlo por seguro nos ayuda a muchas, la historia del nacimiento de mi hijo es casi exactamente igual a la tuya! Mi Ernesto va a cumplir 4 años! y para mi fue un preoceso tedioso pero lindo el enfrentarme a que el parto no resultara como yo esperaba, y entiendo cuando la cicatriz de una cesarea puede ir un poquito + allá de la piel, pero también se que se puede sanar Gracias y Felicidades!

Anónimo dijo...

Hola
Alfonsina estoy maravillada con tu articulo porque pienso que eres muy valiente al compartirlo, y que el hecho de ahcerlo te ayuda y tenlo por seguro nos ayuda a muchas, la historia del nacimiento de mi hijo es casi exactamente igual a la tuya! Mi Ernesto va a cumplir 4 años! y para mi fue un preoceso tedioso pero lindo el enfrentarme a que el parto no resultara como yo esperaba, y entiendo cuando la cicatriz de una cesarea puede ir un poquito + allá de la piel, pero también se que se puede sanar Gracias y Felicidades!

ki yi dijo...

Queridas Hermanas: estoy muy feliz de leerlas, y ahora después de un año del nacimiento de mi hijo me siento increíblemente agradecida con el ser de Luz que me toco cuidar y amar... también he reflexionado sobre lo que llame mis carencias, trato de hacer conciente el por que viví una cesárea, nada en la vida es accidental y todo trae consigo una enseñanza. Creo que lo que me toca aprender día a día es a desapegarme de la idea que Sebastián es mío, aceptándolo como el Ser independiente y único que es. Aprendiendo y disfrutando de su niñez, y enseñándole a ser Libre y a amar la vida.
desde la madre que nos une a todas
Alfonsina

Anónimo dijo...

Hola! Mi nombre es Sabrina y escribo desde Argentina. Hace un par de semanas descubri el blog y ya lei todas las entradas. Me parece hermoso, profundo y por supuesto, sumamente femenino. Decidi presentarme dejando el comentario en este articulo ya que el tema de la cesarea me llega mucho.
Alfo, admiro tu fortaleza e integridad pero sobre todo admiro tu humildad para reconocer tus carencias. Yo personalmente atravese una cesarea hace casi 10 meses de una manera sumamente traumatica, seguramente por mis carencias, por no poder vivir lo que tanto esperabamos, porque no pude tener a mi preciosa Martina apenas me la sacaron y por varias razones mas, todavia me estoy reponiendo a aquel suceso. Afortunadamente, esto de ser mama quebro con toda estructura en mi, y no solo nacio Martina, sino que naci yo tambien. Y la maternidad hizo que a lo largo de estos meses sintiera la necesidad de mirarme como mujer, pero esta vez algo habia cambiado. Queria dejar de lado tanto intelectualismo y durezas y cosas que sentia que ya no me identificaban porque las consideraba tan masculinas... y asi fue como las encontre a Uds. Escribi "energias femeninas" en Google y La Energia me trajo hasta aqui. Les dejo mi mail ya que me gustaria mantenerme en contacto ya que recien estoy comenzando en esta busqueda interior de mi esencia femenina. Un abrazo afectuoso. Sabrina
Mail: psicosabrina@hotmail.com

Romina dijo...

Hola Alfonsina... esto es lo primero que leo de este sitio, y debo decirte que a mi me sucedió algo muy parecido. Quería un parto natural, en casa, pero los recursos no lo hicieron posible, además del estigma social que esto implica... Al final, decidí hacerlo en un hospital, de la manera tradicional. No quería anestecia, me habia mentalizado tanto para que fuese parto normal, pero al final no sucedió y tuvo que ser cesaréa. Me drogaron mucho, porque sentia aún con anestecia como me operaban. A pesar de lo traumatico, estoy agradecida, porque sin eso, no estaría hoy con mi hija.

Bonito testimonio y sitio, lo estaré siguiendo.

Paola dijo...

Hola! que bueno que cada vez hablemos de nuestras cesáreas, de nuestras Heridas, para transformarlas en cicatrices. Juancito nació hace cuatro años y medio a través de una CESAREA...no estabamos preparados para ese tránsito, participaba de un grupo maravilloso de crianza, aqui en Merlo, San Luis y cada hermana que iba pariendo era una gran y única experiencia. Teniamos la contención necesaria, mi compañero MAGNIFICO, llegué a dilatación completa; pero no fue!Muchas horas de trabajo de parto, en fin, hoy no hecho culpas, ni me hecho culpas; la vida me mostro que era nuestro aprendizaje. Maravilloso por ese bello ser que es mi hijo, Juan.En marzo van a ser dos años que nació mi segundo hijo, Pedro; el transito del más allá, al más acá, fue por parto vaginal. Si, parimos en casa, con la compañía de una comadrona y una médica amiga; grandes diosas enviadas para apuntalarnos. Sería muy extenso recrear su nacimiento; fue maravilloso igual que el del primero. Lo que quiero transmitir es que si no hay un impedimento "real" médico, todas tenemos una segunda, tercera.....oportunidad.Hay que escuchar lo que nos dicen nuestras ancestras que estan en nuestro interior, ese instinto que esta dormido, despertarlo, cultivarlo....Fue tan tan fuerte y profundo sentir el olor a sangre, a vida después del parto. Me siento plena, pero más allá que Pedrito nació por mi vagina, si no porque fui LIBRE y FIEL a lo que sentia. Estaba abierta a que se podría repetir la experiencia anterior....pero con la diferencia que yo ya no era la misma.......
Y después de estos partos, tan diferentes y únicos, siento que nada es perfecto; sólo la vida misma, y el milagro del nacimiento.
Un abrazo enorme a todas las DIOSAS que cultivan día a día nuestro sagardo ser femenino
Paola

Anónimo dijo...

Mi parto se parece mucho al explicado. Tras dos dias de trabajo de parto en casa con una magnífica comadrona, mi estimada pareja y unos amigos excepcionales, fui al hospital y acabó en Cesárea. Para mi no fue traumático, desde el principio sabía que mi parto sería perfecto, fuera como fuera. Es decir perfecto pues a un nivel espiritual, era el aprendizaje que necesitaba. Por ello lo viví con Serenidad, algo que me recordaba mi profesora de yoga.La comadrona me sanó las heridas energéticas de la cesárea e hicimos el Baño iniciático de Leboyer.
Desde aquí recibe un abrazo muy fuerte y un agradecimiento profundo por compartir tu historia. Elena

Anónimo dijo...

Me ha emociónado leeros, quiero ser madre y siempre he tenido mucho miedo al parto, puede q sea porq mi madre tuvo malas experiencias y eso me marcó,
No se que hacer ni como abrir mi mente para salir d esos temores, gracias a ellos y a mi indecision no soy madre, pero deseo serlo,

Me gustaría saber como puedo alejarme d mis temores y dejar fluir todo esto d Lo q hablais, os agradecería vuestras sabias palabras porq las necesito...
Gracias.