lunes, 9 de junio de 2008

QUILLAMAMA, La Madre Luna

Como en la mayoría de los pueblos originarios de nuestra Tierra, la Gran Reina de la Noche era venerada como Gran y Temida Diosa Nocturna, guardiana de las profundidades e íntimamente conectada a la Mujer. En La cosmovisión originaria de los Andes, la Diosa Luna, era llamada en voz quechua: Quilla Mama (Mamakilla tb). Hermana y esposa del Padre Sol (Taita Inti) ella era la guardiana y protectora del aspecto femenino de la Cosmovisión Quechua.

Aún hoy podemos encontrar vestigios de sus diferentes Templos, (especialmente en Perú y Bolivia) a los cuales acudían una enorme cantidad de ñustas sacerdotisas que le rendían culto. Las sacertodisas de la luna eran conocidas como grandes sanadoras y mujeres muy sabias. Las pequeñas niñas que ingresaban en los templos aprendían de las mayores, quienes les iban compartiendo los secretos de las plantas medicinales, los ritos, y las ceremonias Lunares.

La conexión con QuillaMama es la que le otorga a la mujer los secretos de la magia, el encanto, la belleza, la fuerza de lo invisible, el conocimiento de los ciclos y la sabiduría femenina. Así también es Ella quien le recuerda su inestabilidad y vulnerabilidad. Es a ella a quién ofrendaban las mujeres andinas para pedir protección para las niñas, a las parturientas y a los bebés recién nacidos. Era quién de acuerdo a sus ciclos marcaba los periodos de fertilidad de la PachaMama, La Madre Tierra, así como también marcaba la fertilidad de las mujeres y las ayudaba a desarrollar sus poderes de visionarios y de sanación.

Pintura: “Mama Quilla” Por Lisa Hunt.

1 comentario:

carolina dijo...

Que maravilla, soy una Boliviana con mucho orgullo y algría de encontrarme con Mamaquilla, Bolivia es un país tan rico en cultura en mitologías... gracias por el artículo!